Universitario

Hace días que vengo siguiendo un hilo de la lista de la Rooted, cuyo subject es: Google dice: «el expediente académico no sirve para nada». Efectivamente, y como no puede ser de otra manera, el flame está servido. Que una empresa tecnológica como Google sea tan tajante en esta afirmación hace plantearse los criterios de selección seguidos, así como los valores buscados por esta compañía a la hora de seleccionar a su personal.

Pese a que nunca he tenido la oportunidad de participar en un proceso de selección para Google, doy por sentado que aunque en sus bases de contratación digan que te entrevistan entre 4 ó 5 «Googlers», estoy seguro que mirarán tu CV, y si pone Ingeniero por la Universidad de blablabla, es algo que suma y no resta.

Tal cual lo plantea Google, si tienes una experiencia laboral previa, nos da igual que seas Ingeniero titulado o que seas autodidacta. Si acabas de salir de la Universidad no. Por deducción, Google pide o Universitarios recién titulados, o gente con experiencia. Y en base a esto, en caso de profesionales nóveles, está claro que el expediente académico es su única métrica y la tienen en cuenta. Quizá deberían haber acotado mejor el tamaño de la muestra para esa afirmación a «En aquellos profesionales senior…»

Exportando este mismo flame a puestos de seguridad informática puramente (y conociendo que Google tiene un equipo de seguridad con profesionales de pata negra como Fermín J. Serna), propongo el debate en abierto respecto este tema.

En mi opinión, una persona con una titulación universitaria en Informática (yo la tengo y por eso quizá no sea todo lo objetivo que debería, pero por lo mismo, conozco lo que cuesta obtenerla) ha demostrado un esfuerzo de muchos años dedicado a formarse, a conocer las bases necesarias para un futuro, a interactuar en equipo en grupos para proyectos, un rigor para hincar el codo y quedarte toda la noche preparando una materia cuando ha sido necesario, así como una valía para «saber buscarte la vida» para llegar a obtener un título.

Es más, pienso que incluso el expediente académico detallado incluso es de gran valor para el personal de recursos humanos a la hora de la contratación, dependiendo del puesto que se necesite cubrir. Así, se deberían fijar más en las calificaciones obtenidas en asignaturas como seguridad, programación, sistemas operativos, redes, etc,.. en sitios en los que se requiera un perfil de seguridad/administración de sistemas, ponderando menos otras asignaturas.

Por otra parte, la experiencia profesional es la que al final te va guiando y haciendo aprender cómo es el fuego real, lo que es tener que lidiar con clientes exigentes, jefes abusadores que se atribuyen como propios, los méritos que su equipo ha realizado, otros departamentos enfrentados con el tuyo (generalmente en una guerra fratricida cuyo origen desconoces pero te afecta) que te ponen difícil desarrollar tu actividad con eficiencia y demás avatares contra los que únicamente la universidad de la vida, es la que te puede enseñar cómo actuar.

Por tener un título (y su expediente asociado) no puedes juzgar a una persona, es algo que tengo claro. Por desechar a los que no tengan un grado universitario o una carrera terminada (o incluso ni empezada) te dejas en la cuneta a un montón de gente, que incluso son más válidos que muchos universitarios: también! Conozco un montón de ejemplo de grandísimos profesionales que, o no han querido o no han podido cursar estudios universitarios, empezando su andadura profesional a temprana edad… y que, tras unos años de rodaje, y experiencia desarrollando proyectos y manchándose de barro, especializándose en aquellas materias que le motivan,… toda esta experiencia les hace ser grandes expertos de multitud de tecnologías y tienen un manual mucho más rico que un recién egresado.

Creo que en el momento de una selección de personal, el papel del jefe técnico directo para el que se hace el proceso de selección es vital. Al fin y al cabo, quien mejor sabe a qué va a dedicar a esa persona es él (o ella). Esa entrevista tiene mucha más valía que la del psicólogo de recursos humanos que te dirá si el candidato tiene a su familia enterrada en el patio de su casa. Ojo, esta última tampoco es desechable. Es decir, en un proceso de selección, como en cualquier buen análisis, cuanta más información fiable se tenga sobre el candidato, mejor; sobre todo cuanto más enfocada al puesto al que se va a dedicar tenga. Por ello, el expediente académico de un individuo, es una pieza importante, que no imprescindible, a la hora de contratar. Evidentemente, la actitud de los candidatos durante el proceso de selección, ayudará a intuir si ese individuo será alguien que cualquier equipo envidiaría o si será un mueble más de la oficina.

Por la parte que me toca, guardo muy buen recuerdo de mi época universitaria, los agobios de última hora, las entregas de proyectos, los buenos amigos que hice, las largas tardes jugando al mus, en fin… O tempora, o mores!

Fuente: Lorenzo Martínez