Pero,…¿Qué es un EULA?

Esta es la primera pregunta que suele  asaltar a la mayoría de los usuarios, un EULA es el acrónimo  de End-User License Agreement, un acuerdo de licencia de  usuario final, en la práctica, estos acuerdos aparecen cuando  se instala un software nuevo en el ordenador:

Y además de ser complicadas de  leer,  incluyen cuestiones relacionadas con la privacidad del usuario, así  como cuestiones de seguridad del producto que se está  instalando.

Pantallazo de ejemplo de acuerdo final de usuario

De manera más estricta, se trata  de un contrato que queda firmado en el momento que se acepta y cuyas  partes son el usuario y el editor del software que se instala. De  manera general, el EULA contiene cuestiones tan importantes como:

  • La instalación del software: Algunas de ellas como en cuantos equipos se puede instalar el software.
  • El uso del software: En algunos EULA se especifica el uso obligatorio de software de terceras empresas.
  • Privacidad: En ocasiones incluye que el editor del software pueda monitorizar el uso del programa  mediante el envío de datos del usuario.
  • Responsabilidad: El editor del software no se hace responsable de los daños y perjuicios  causados por el uso del software.

Estos acuerdos son por lo general  bastante largos  y  cada uno incluye características especificas respecto del  programa, así que la recomendación más  importante es que se lean los acuerdos, que no se acepte sin más,  y si no se está de acuerdo, se estudie la posibilidad de  utilizar otro software, cuyo EULA (sea de nuestro agrado.

Software analizador de EULAS EULAlyzer  (se abre en nueva ventana)

Fuente: INTECO.

Hay que tener mucho cuidado con los Acuerdos de Licencia que aceptamos. Hay que leérselos (en caso de que seamos una Empresa) ya que sin darnos cuenta, si instalamos un Antivirus gratuito en nuestra empresa, seguro que estamos contraviniendo un punto del Acuerdo de Licencia y se nos puede caer el pelo, ya que los Antivirus gratuitos suelen ser licenciados para «Sólo es gratis para uso privado y de organizaciones sin ánimo de lucro». Por lo cual, nuestra empresa, generalmente es una organización con ánimo de lucro y ya la hemos liado.

Cuidadito con estas cosas que después vienen y nos la lían.